Noticias

07/02/2019 10h37

BRF concluye plan de reestructuración operativa y financiera con la venta de activos de Europa y Tailandia

Programa anunciado en junio de 2018 captó más de R$ 4 mil millones que se utilizarán para reducir el endeudamiento de la compañía

Imagem de destaque

BRF firmó hoy un contrato para la venta de sus unidades en Tailandia y Europa por US$ 340 millones (aproximadamente R$ 1,3 mil millones) a Tyson International Holding Company. Así, la empresa concluye el proceso de desinversiones de activos que era parte del plan de monetización anunciado en junio del año pasado.

 

El anuncio de hoy, sumado a la venta de la operación en Argentina y de activos inmobiliarios, además de los recursos obtenidos a través de un FIDC (fondo de inversiones en derechos crediticios) y reducción de los stocks, totalizaron R$ 4,1 mil millones, es decir, el 81% de la meta de R$ 5 mil millones establecida inicialmente. 

El principal impacto de este resultado es un aplazamiento de unos seis meses en el alcance de las metas de apalancamiento anteriormente establecidas. La nueva previsión de la empresa para el fin de 2018 (proforma) es de una deuda equivalente a cerca de 5x el EBITDA (resultado operativo de caja), lo que representa una caída con relación a los 6,74x registrados en septiembre de 2018. Para 2019, la expectativa es que la deuda siga reduciéndose y cierre el año en 3,65x el EBITDA. 


“Con la conclusión de la venta de activos, consolidamos la trayectoria de reducción del endeudamiento de BRF, que es nuestro objetivo financiero prioritario”, afirma Lorival Luz, COO Global de BRF. “También tenemos una posición de caja sólida que, combinada con las operaciones de refinanciación y nuevos préstamos ya firmados, ecuacionan totalmente los compromisos de la deuda en 2019”. 


Además de la entrada de recursos en caja, las desinversiones realizadas generan otros impactos positivos para la compañía como el cierre de operaciones deficitarias, mayor foco de la gestión, una base de activos más adecuada a las actuales condiciones de operación y la reducción en la cuenta de depreciaciones. Para tener una idea de la magnitud de estos impactos, en 2018 las operaciones desinvertidas generaron un EBITDA negativo del orden de US$ VVVVV. 

De acuerdo con datos todavía no auditados, la caja a fin de diciembre de 2018 era de cerca de R$ 6,9 mil millones, valor más que suficiente para cubrir los R$ 4,256 mil millones de amortizaciones de deudas previstas para 2019. Además, también en el primer semestre de 2019, BRF recibirá el pago de las operaciones de desinversiones ya anunciadas y habrá generación libre de caja positiva a lo largo del año. Además, BRF iniciará la segunda etapa del programa de gestión del perfil de la deuda (liability management) con el objetivo de extender el plazo y reducir su costo, lo que permitirá cerrar 2019 con una caja superior a R$ 5,7 mil millones. 


La conclusión del plan de monetización le permitirá a la compañía dar mayor foco en la actuación y gestión de los negocios en mercados como Brasil y Medio Oriente, que fueron definidos como prioridades de la planificación estratégica para los próximos cincos años. 

Sobre BRF

BRF es una de las mayores compañías de alimentos del mundo, con más de 30 marcas en su portafolio, entre ellas, Sadia, Perdigão, Qualy, Paty, Dánica, Bocatti y Vienissima. Sus productos se comercializan en más de 150 países, en los cinco continentes. Más de 90 mil funcionarios trabajan en la compañía, que mantiene más de 50 fábricas en ocho países (Argentina, Brasil, Emiratos Árabes Unidos, Países Bajos, Malasia, Reino Unido, Tailandia y Turquía).